19 septiembre 2012

Shoes? Sí, y de tacón...

High heels, Obsession de Inna Panasenko


"Andie: Hey, listen, Sparky. I have a masters in journalism from Columbia, my boss loves me, and if I do it her way for a while, I can write about whatever I want.
Ben
: Like, shoes?"


Este es uno de los diálogos que a veces me hace pensar en I. Kant... ¿Por qué?  Bueno, aunque no pretendo analizar en este momento su filosofía, me atreveré a tomar la premisa más básica, ese cambio de episteme que ha afectado a tantos: todo depende del cristal con el que se mire. 

Es decir, si Ben me hubiese contestado eso a mí con este sarcasmo, no lo tomaría a mal, dejaría de tener ese peso de "Burla sangrienta, ironía mordaz y cruel con que se ofende o maltrata a alguien o algo" (RAE) que él quería darle; para ser franca le contestaría
con emoción: "¡Ojalá sí!". Claro, yo no soy Andy, digamos que me paro en el lado opuesto al de ella, y no soy periodista, ni tengo másters. No obstante, sí estudié Letras y pretendo seguir haciéndolo, pero incluso en esta carrera, quienes la han cursado muchas veces detienen sus dedos y no escriben siempre sobre lo que quisieran. 

Me daré este lujo, y más adelante otros tantos, créanme no esperaré a estar vieja.

Así pues shoes, zapatos. ¿Cómo saber cuando un zapato es cómodo para caminar o estar de pie toda una noche?

Me he dedicado a estudiar eso a través de varias fuentes, la primera: mis pies... (que irónico resulta Kant), consejos de estilistas, y la frecuente consulta de páginas web de diseñadores especializados en ello.

Aclaro: primero, hablaré de heeled shoes o zapatos de tacón, segundo no seré específica sobre la categoría de zapato de tacón. De modo, que te ofreceré unos elementos que debes tomar en cuenta:
A. El alto del tacón 
B. Suela 
C. Caida del pie
A. El alto del tacón: Evita que la distancia del suelo a tu talón sea mayor de 8,5 cms (que es el límite del tacón mediano aprox) o 6 dedos. Si ya los tienes, opta por los tacones gruesos, no los de aguja. Pero evita la combinación de un tacón muy grueso con una suela delgada, porque tus dedos sufrirán. El tacón de cuña es casi siempre el mejor aliado, más abajo verás la razón.





B. Suela: Las suelas delgadas déjalas para las sandalias o zapatos flats (planos) si vas a caminar mucho o a estar parada varias horas, este tipo de suela no es el mejor para los tacones, me atrevo a decir, sin importar el alto. Las suelas al ser gruesas reducen el impacto de la altura del tacón en tus caderas y piernas. He aquí que las plataformas y los tacones de cuña con plataforma sean las mejores opciones, pues tus dedos se elevan al mismo tiempo que tu talón. Sin embargo, debo admitir que hay excepciones necesarias con algunas sandalias de tacón, pero ya sabes que después de un tiempo estando parada van a maltratar tus dedos y planta del pie.



Sandalias de tacón alto de Christian Louboutin, Marina Liege
C. Caida del pie: En este caso, te confieso que ha sido el más intuitivo, mantendré en revisión en caso de que deba cambiarle el nombre o añadir algo más. Aquí se conjugan los dos anteriores, pero además, la inclinación que tiene tu pie. Si el zapato tiene muy vertical la extensión en donde se encontrará el arco del pie, te aseguro que te dolerá incluso probártelos. La mejor opción es que esa caída sea alargada, que tu arco no quede tan vertical con relación al talón. 



Un zapato no es sólo una obsesión de las mujeres ni un temita superfluo (aunque me parece bueno que también lo sea); se trata de algo más, e incluso de salud, ya que puede tanto favorecer o afectar las piernas, los dedos, y la planta del pie, como tu comodidad.


Considero que es imposible separar esos elementos y pensar que si dos están bien compensarán el que te maltrata. Aun así, puedes decidir cuál comprometer dependiendo de tus prioridades... Yo los comprometería todos por un par de Louboutins.


Enlace sobre salud:

Dolor en los pies

Enlace de tacones altos:

Tacones altos de verdad

Enlace sobre Kant:

Lecciones sobre Kant, de Guilles Deleuze

No hay comentarios:

Publicar un comentario